Blog • Diciembre 2010

Las Lecturas de 2010: Valeria Butera

Diciembre 14, 2010
Por Hermano Cerdo

Valeria Butera es porteña pero humanamente accesible. Trabaja como recepcionista y eventualmente mutila el blog Fond But Not In Love

En el principio fue Enero y Juliet, Naked. Nick Hornby me hace feliz. No sé pourquoi me siento en la necesidad de justificar mis ganas de un escritor cuando ese único enunciado bastaría para dejar de escribir por qué en francés. Juliet fue todo lo Hornby que mis vacaciones esperaban. Además, la portada, dios, la portada.

Hubo clap clap clap para Katherine Dunn cuando apareció Geek Love. ¿Cómo llegué a ese libro? Probablemente me lo trajo Walter Bishop en un sueño. Me volví bastante loca de amor durante un tiempo, viajando en el colectivo, rodeada de freaks e hisopos radioactivos. Para compensar tanta parafernalia lisérgica, en la misma caja venía A. M. Homes y This Book Will Save Your Life, un libro para tirarse de cabeza y filmar una película del tipo indie-never-dies. En el medio cumplí treinta años y no me morí.

Una profesora de Inglés me obligó a Howards End de E. M. Forster y le agradecí desde lo más profundo de mi ausente corazón por la historia de dos hermanas feroces y no reglamentarias.

Anagrama se portó muy mal con (oh, dolor) La Historia del Pelo de Alan Pauls que sólo me dio sueño y astigmatismo, pero se reivindicó con El Tercer Reich de Roberto Bolaño.

Beerspit Night and Cursing: The Correspondence Between Charles Bukowski and Sheri Martinelli se llevó el Todas Las Quotations Award con ejemplos como: “These stringy words say so little; sometimes I think it’s just the light from a globe thrown from under a dusty lamp; sometimes things are so sad, really sad, and we try to buk or buck up under them. You good gal, Shed, I don’t think I’d really ever argue with you; first, I do not argue, and second, you burn with your own fire.”

Para nacionalismos febriles tuve dos momentos claves: 1) Lucía Puenzo y La Furia de la Langosta 2) Iosi Havilio y Estocolmo. A ella la queremos como a una tía desde El Niño Pez, la historia de una Lala y un perro. Él nos levantó un Diciembre que venía intervenido por revistas del corazón.

Más allá de todo lo que me estoy olvidando, también leí muchos subtítulos en inglés pero no sé si cuentan.

Deja un comentario