Blog • Diciembre 2010

Las lecturas de 2010: Manuel Dávila

Diciembre 23, 2010
Por Hermano Cerdo

Manuel Dávila es poeta y socio fundador de biblits.com. Hace de entrevistador para la piara.

Un año pesado en muchos sentidos, pero con grandes libros esperando a los lectores. Me da mucho gusto saber que algunos de estos libros ya pueden ser leídos en casi cualquier parte, porque todos son muy recomendables.

Una de las novelas que más disfruté este año fue sin duda Chronic City de Jonathan Lethem. Algunos pensarán que es un sacrilegio pero su novela contiene el mejor de todos los Nueva York posibles. Muy recomendable, sobre todo para días nublados.

En novelas también me llegó Aire Nuestro de Manuel Vilas, autor que hará doble aparición en esta lista. Muchos podrán discutir sobre la forma de este libro, resulta muy complicado definir a que género pertenece pero esto no influye en nada a la hora de sentarse y disfrutar este viaje televisivo.

También desde España me llegó Los Muertos de Jordi Carrión, una de esas novelas que abre puertas para las posibles futuras novelas en español, cosa que ya no sucede tan seguido. Jordi es un fanático de la televisión y su novela supera por mucho a varias de las series a las que les debe tanto.

Por último diré que Abraham Lincoln Vampire Hunter y Soon I Will Be Invincible fueron dos de las novelas más divertidas que leí este año y que me siguen recordando porque me gustan tanto las novelas en inglés.

En cuento leí muchas cosas, algunas buenas, otras malas, pero lo único realmente memorable fue Un paseo por el cuento norteamericano contemporáneo editada por Hermano Cerdo, que junto con Constatación Brutal del Presente de Javier Avilés fueron lecturas constantes durante todo el año.

Los Ángeles del Infierno de Hunter S. Thompson, The Blind Side de Michael Lewis y The Physics of Superheroes fueron mis libros favoritos de non-fiction y los fui leyendo durante todo este 2010.

Finalmente quiero llegar a la poesía donde Manuel Vilas y su Resurrección hicieron compañía a Joan Fontaine Odisea de Agustín Fernández Mallo como los que más disfruté y los más memorables.

Comments are closed.