Blog • Diciembre 2010

Las Lecturas de 2010: Gonzalo Maier

Diciembre 19, 2010
Por Hermano Cerdo

Gonzalo Maier publicará en en 2011 Leyendo a Vila-Matas, su primera novela. Trabaja para salvar al mundo en El señor de la camisa hawaiana.

A Fadanelli lo conocí sin querer, tal como uno debiera conocer a los autores realmente importantes. Lodo, la primera de sus novelas que llegó a mis manos, fue por paliza la que más me sorprendió durante este año. Es uno de esos libros que no puedes dejar de leer y que revivió la misma sensación de adrenalina y sorpresa que tenía cuando me encontré por primera vez con Bolaño y, hace ya mucho más, con Mark Twain o Julio Verne.
Otro libro que leí con asombro -y más de una vez- fue Horla City y otros, la poesía reunida de Fabián Casas. Para muchos de los que buscamos sin suerte y durante años en las librerías de Santiago por alguno de sus libros, encontrarnos ahora de golpe con toda su poesía fue algo más que un deleite. Casi tanto como Menos que uno, de Joseph Brodsky, otro libro que encontré sin querer y con el que aprendí más que si sumáramos todos mis soporíferos años de universidad.
Supongo que una mención aparte merece Paseador de perros, de Sergio Galarza, un libro dog lover con sudacas perdidos en Madrid y con el que me entretuve hasta el último ladrido. Claro que en esta misma categoría también debiera incluir a Asterios Polyp, de David Mazzucchelli, un cómic que de tan lindo merece una estantería para él solo y El papel de mi familia en la revolución mundial, de Bora Ćosić, una novela llena de fantasmas croatas y de comunistas borrachos que aún no entiendo pero que no podría faltar en esta lista. Y finalmente, cuando ya quedaban semanas para el fin de año, me llegó Hombres maravillosos y vulnerables, los cuentos de Pablo Toro, un chileno que si no se transforma en asesino en serie terminará convertido en excelente escritor.

Deja un comentario