Blog • Diciembre 2010

Las Lecturas de 2010: Gloria Esquivel

Diciembre 15, 2010
Por Hermano Cerdo

Gloria Esquivel es bogotana e intenta llevar un diario en Jurado por Madonna.

Me decidí a leer La maravillosa y breve vida de Oscar Wao para comenzar el año con sabor Caribe, pero sobretodo para intentar aprender a escribir con más swing, dejar la solemnidad a un lado y meterle reggetón a la literatura.

Luego descubrí a Amelie Nothomb y me obsesioné. Leí primero Ni de Eva ni de Adán en las bancas de un parque en mi hora de almuerzo y luego El sabotaje amoroso en una estera frente al mar. Este año subí un páramo recordando los pasajes sobre las montañas en Ni de Eva ni de Adán y aprendí a decir “no” en situaciones románticas, como uno de los personajes del Sabotaje amoroso.

Leí el Ancho mar de los Sargazos de Jean Rhys muerta de la angustia en un avión y luego La carretera de McCarthy absorbida por el tedio de un bus interminable.

Este año me enamoré absoluta e infinitamente de Philip Roth después de leer El Mal de Portnoy y desternillarme de la risa. Eso me llevó a comprar El animal moribundo que me recordó por qué Yeats es uno de los sinónimos que yo le encuentro a la palabra poesía.

Le puse atención a varios que me recomendaron: La conjura de los necios y me sumergí en un mundo absurdo que extrañanamente es muy cercano al mío porque mi oficina inunda de la atmósfera risible de Levy Pants.

Lloré al terminar de leer Éramos unos niños de Patti Smith que, más que una biografía, es la historia de dos jóvenes y su lucha por encontrar un lenguaje que les permita expresarse. El espíritu creativo y valiente de Patti Smith y Robert Mapplethorpe me conmovió hondamente.

La mejor lectura de todas: indudablemente Terredad de Eugenio Montejo. En cada página, en cada poema, en cada verso se contiene la belleza del universo y, cuando lo cargo en la cartera, siento que esa belleza está cerca a mí, que también puedo descifrarla.

Deja un comentario