Blog • Diciembre 2010

Las Lecturas de 2010: Bernardo Munuera Montero

Diciembre 12, 2010
Por Hermano Cerdo

Bernardo Munuera Montero nació en Jaén, España en 1970 y es editor y agente literario. Es autor del blog Desóxido.

Contando no es la vida que quiero. Escribir es parte de la vida que deseo porque me levanto y me acuesto con puzzles de palabras en la cabeza que no se escriben con uve pero que si se escribieran con uve se convertirían en palabras interesantes, más interesante que cabeza: caveza. Esto es mío.

Y mi cabeza lo ha soportado. Ha soportado a treinta y ocho escritores y cuarenta y dos libros, por ahora, que todavía quedan quince días para el 2011. El ajuste lo hace Bernhard, que ha sido el escritor más leído durante este año, el diez del 2010. Si la gente leyese a Bernhard… El imitador de voces, Corrección, Relatos autobiográficos El sobrino de Wittgenstein. No te mueras, por Dios, no te mueras sin leer a Bernhard.

Dejando a Bernhard ya, los libros que marcaron a la res y al cerdo a fuego fueron: Indignación yPatrimonio de Philip Roth. Éste último ha sido el libro que más he regalado y el que más he recomendado a lo largo del año. Después están Cenizas escogidas de Rodrigo García, para los que eructan mientras se representa una obra; lo reconozco, marcó mi prosa. La mujer de otro de Dostoievski, para los que aún creen en la fidelidad; Sombrero y Missisippi de Ray Loriga, para los guays; La piel fría de Alberto Sánchez Piñol, para los que aman y han visto ochocientas veces Piratas del Caribe (¿Piratas del Caribe?). No sé el por qué de esta asociación; La previa muerte del lugarteniente Aloof, para los que adoran a Pombo, todavía, como yo; Dios es redondo de Juan Villoro, para los que odian el fútbol y aman la buena literatura; Las teorías salvajes de Pola Oloixarac o Caracciolo, mujer de Gran Talisman. Además de guapa. Y Miller, no te mates sin leer a Miller: Primavera negra. Y si lo haces, si lo haces con conciencia y arrebato, no dejes de leer al arrollador Álvaro Colomer y sus Los bosques de Upsala. ¿Más? Fuera de la literatura de Conrad me aburrió. Me sincero. De mecánica y alquimia de Rengel me hizo sufrir. El guardián entre el centeno de, de, ¿de quién era? Supino, como siempre. LispectorUn soplo de vida, ¡aburrida! CullenSoy la hija de Rembrandt, infantil, junto con Un dragón en la sopa de Carles Cano porque doy razones, que son dos: hija de siete años (Lidia) e hijo de dos y medio (Rodrigo). Y a pesar de cría y educación, ¡se pueden leer cuarenta y dos libros en once meses!

¿Más? Pues más y acabo. El ruido y la furia de FaulknerViaje alrededor de mi habitación de MaistreEl puente de los sueños de Tanizaki. Tanizaki tiene todo lo que un lector de España necesita. Y supongo que de México y Argentina y Chile y Bolivia… De Japón, Kanikosen, de Kobayashi. De Rusia con amor Mi Pushkin, de Marina Tsvietáieva. De España, con pasión Coda Submáquina de García Llovet. Qué grande ha de ser esta escritora. Quiero un café con ella. Ya no fumo, pero da igual.

Y fin: Por qué se pelearon los dos Ivanes, de GogolLiteratura de izquierda, de Tabarovsky. Fin, vacío, reventón agridulce: El discurso vacío, de Levrero. Me olvido de El ruedo ibérico de Valle-InclánVidas sombrías, de Baroja,  No hay bestia tan feroz de BunkerMala Suerte de Aparicio-Belmonte y el de los demonios, el Tratado de Demonología de Chesterton.

Es cuestión de Organízate con eficacia, de David Allen y de Afilar el lapicero, de Cassany.

Ahora sí es el fin. Me voy con Franzen: página 445 de Las correcciones. Me está molando Franzen –a quien estuve a punto de abandonar- y mola más Ellis que fue quien me lo recomendó.

Adiós, hasta el 2012.

3 comentarios a “Las Lecturas de 2010: Bernardo Munuera Montero”

  1. Blumm dice:

    ¡Gracias!

  2. nueva gomorra dice:

    Grande, Bernard.

  3. Blumm dice:

    J., ¿dónde están tus lecturas?
    No nos abandones. Anímate, tú que además de leer escribes de premio…

Deja un comentario