Blog • Diciembre 2008

Las lecturas de 2008: Jordi Carriòn

Diciembre 12, 2008
Por Hermano Cerdo

Jordi Carriòn es codirector de la revista española Quimera y autor de La Brújula (Berenice, 2006) y Australia. Un viaje (Berenice, 2008) entre otros.

De narrativa latinoamericana quizá me quedo con la ambición antiformal desmesurada de La novela luminosa (Mondadori) de Mario Levrero, una novela insoportable pero genial, excesiva pero brillante, como su nombre indica; con Las aventuras de Barbaverde (Mondadori), de César Aira, que es una novela de superhéroes y sobre todo un doble ejercicio de humor desaforado y de hiperinteligente reflexión sobre el Arte Contemporáneo; con Mis dos mundos (Candaya), de Sergio Chejfec, el más centroeuropeo de los escritores en español; y con La muerte me da (Tusquets), de Cristina Rivera Garza, una novela sobre la psicopatía, Alejandra Pizarnik y cómo matar la novela y no obstante creer en ella, si eso es posible.

De literatura española, este año sobre todo he leído a mis amigos de Barcelona, pues tres de ellos han publicado sendos voluminosos libros: El fin de la guerra fría (La Otra Orilla), de Juan Trejo, una gran novela sobre Barcelona en la época de Lost; El Dorado (Mondadori), de Robert Juan Cantavella, un reportaje ficcionalizado de la gran metáfora de España en nuestros días: Marina D’Or; y Homo sampler (Anagrama), de Eloy Fernández Porta, el ensayo más divertidointeligente que he leído en mucho tiempo.

Sobre otros ámbitos: después de leer El africano (Adriana Hidalgo), voy a seguir con la obra de Le Clézio, por su caráster supraterritorial; Dinero (Mondadori), de Brieva, es una obra de arte absoluta, como también lo es, de otro modo, Birmania (Astiberri), de Guy DeLisle.

Es posible que también hubiera seleccionado otros libros, si hubiera pensado más en ello y sobre todo si hubiera repasado mis lecturas, la mayoría de ellas recogidas en mi blog; pero esto no es más que una selección posible. Lo interesante será preguntarme sobre estos libros el año que viene. O el otro. O el otro. A ver qué pasa con las selecciones y las opiniones.

Esta nota hace parte del especial Las lecturas de 2008. Para leer otras participaciones, haga clic acá.

Deja un comentario